Curiosidades tecnológicas, cuentos cortos para adultos, libros de cuentos . Escríbenos a:
cuentistasdegotiasan@gmail.com

Cuento 005 - "Un pensamiento inteligente"

Un pensamiento inteligente se da cuenta de que está dentro de un cabeza hueca y se pregunta:  "¿Qué hago yo aquí?"   

“Un  pensamiento  inteligente”
Alfredo Milano - Iris Herrera de Milano
Toronto, 13 de Abril, 2016

Érase una vez  un pensamiento inteligente, que apareció súbitamente en medio de una cabeza hueca.
***   ¿Qué hago yo aquí?

Fue la natural reacción del pensamiento. Y salió corriendo por los pasillos desiertos de la enorme cabeza. Después de tanto correr quiso detenerse y sentarse a pensar. Le sobraban tiempo y espacio.

***    Debo tomar las cosas con calma, para situarme bien dentro de este cascarón vacío. No gano nada con provocar al dueño de esta cabeza. A lo mejor es feliz. ¿Quién sabe?
Parece que soy el único pensamiento inteligente que hay aquí.... Este sitio debe de ser muy aburrido. Tengo que revisar bien.

Siguió caminando por los solitarios laberintos que se cruzaban entre sí.  
Vió gran cantidad de  pequeñas puertas sin letras que indicaran algo,  sólo eran habitaciones desocupadas, algunas con muebles viejos y retratos de personas olvidadas.
Por fin, en una puerta había un letrero que decía “Postergación”....
Entró. Era un cuarto de tamaño muy reducido, con lo necesario para un descanso.: un viejo sofá, un televisor de 21 pulgadas, un baño pequeño, un refrigerador, un estante lleno de snacks como papitas fritas  y maníes. ¡Ah!  y un micro-ondas. Se sentó en el sofá y de inmediato se dedicó a ver películas.

Como a la cuarta película y octava bolsa de papitas fritas, recordó que era un pensamiento inteligente, apagó el televisor y empezó a meditar.
****    ¿Qué hago yo aquí?

Recordó la época cuando vivía en una cabeza inteligente. Definitivamente la Sala de Postergación del inteligente era más confortable, más grande y con mayor cantidad de aparatos tecnológicos.
Para una persona inteligente con tantos pensamientos inteligentes la competencia entre esos recursos tenía que ser dura.  La sala para dejar  las cosas para más tarde tenía que ser mejor. Mejores diversiones, más comodidades.
¡Si hay que perder el tiempo hay que hacerlo en grande!

Se obligó a salir apresuradamente de la limitada sala de perder el tiempo del cabeza hueca. Tenía que dejar la pereza a un lado y explorar. No era fácil con tanto espacios vacíos....

Llevaba un rato deambulando por los pasadizos  cuando oyó voces:
>> ¡Epa, grandote, me estás pisando!...
** ¡y a mí!
--  ¡y a mí!
gritaban unos pequeños seres que el pensamiento inteligente no había visto.

****    Y ustedes, ¿quiénes son, de  dónde salieron?

>>       ¿De dónde crees, gigantón?   Vivimos aquí. Somos los pensamientos
****    ¡Ayyy, perdón, creía que esto estaba vacío!
>>       Ja, ja... y te crees inteligente....

Ponerse a razonar con los pensamientos básicos era aburrido. Entendían pocas cosas.

De pronto, pasaron unos seres de color amarillo y el cuerpo salió corriendo.
¡Los Impulsos tomaban el control!

Cada vez que los Impulsos asumían el mando, había que hacer cosas. Así, los pequeños pensamientos se dispersaban e iban a las diferentes salas: diversión, aburrimiento, pereza... Todas eran, en general, lugares para matar el tiempo.
Los Impulsos eran muy violentos y cuando tomaban el control nadie lograba detenerlos.
En un cabeza hueca esto era muy frecuente: tener sexo, orinar, defecar, comer, dormir, eructar

Ahora sí entendía lo que ocurría...
****    ¡Con razón podía pasar muchas horas vagando por toda esta cabeza!.
“Mi” cabeza hueca dormía mucho.

La situación ya me estaba desesperando. Estar encerrado sin hacer nada, o realizando actividades placenteras durante tantas horas que llegaba a sobresaturarme, o llevar a cabo acciones que me parecían huecas e inútiles .... Llegué a sentirme preso en ese lugar supuestamente divertido..

Me fuí a un salón donde podía estar solo. Le quité el volumen al viejo televisor que allí había, y me dedique a diseñar una estrategia para obtener mi libertad.
Al cabo de un buen rato, en el que tuve y deseché varias ideas, me quedé con una que lucía factible. Eso sí me exigiría tener paciencia para no fallar.

Siendo yo el único pensamiento inteligente presente en aquel cerebro, decidí hacer todo lo que estuviera de mi parte para escaparme de ese encierro.

Empecé por hablarle al Dueño del cerebro para llevarlo hasta la sala de películas para niños... ¡Tal como yo lo había pensado, allí había chocolates de todos los tipos. 
Por suerte para mí, el Dueño era un amante de los chocolates y no aguantó la vista de las almendras y maníes recubiertos de exquisito chocolate negro y chocolate con leche..... Comió hasta que no pudo más.

Al poco rato, las endorfinas empezaron a moverse y la mayor parte se almacenó en el hipotálamo. Era cuestión de continuar ejercitando mi paciencia. Empecé a notar como lentamente las endorfinas estaban impregnando el torrente sanguíneo y se deslizaban hacia la médula espinal del Dueño.  Casi que cometo un error al querer gritar por la alegría que sentía al notar como, poco a poco, los pensamientos básicos se íban tranquilizando, las distintas salas de la cabeza hueca se íban quedando en silencio, y el Dueño se iba durmiendo plácidamente.....

El Dueño se quedó dormido y siendo yo el único que estaba consciente dentro de su cabeza hueca, rápidamente me dirigí hacia la Formación Reticular y con sumo cuidado para no alterar el equilibrio de la red neuronal del sueño y la vigilia, le grabé allí unas instrucciones en un nodo de la red:

.... Al despertarte contento por haber dormido bien, comentarás que has tenido un sueño muy raro, según el cual tendrás mucha suerte si escribes de inmediato lo siguiente:  “Tuve un sueño en el cual yo  tenía un pensamiento inteligente preso en mi cabeza y decidí liberarlo”  y le muestras el escrito a otra persona para que ésta lo lea en voz alta.

Bueno...a lo mejor ustedes, oyentes, no creen lo que les estoy contando, pero ocurrió tal cual....

El Dueño, quien era muy sugestionable, siguió mis instrucciones al pie de la letra y cuando su novia, Tatiana, leyó el escrito en voz alta, yo quedé liberado automáticamente.

Tuve la tentación de meterme en la cabeza de Tatiana, pero logré escaparme... Ella era insoportablemente bella y su cráneo tuvo un fuerte eco cuando la tropecé accidentalmente... 


¡Eso me salvó!  En ese instante decidí que lo mejor era tomarme unas vacaciones antes de arriesgarme a volver a caer en otra cabeza hueca que, dicho sea de paso, son las que abundan como arroz. 

(52) ONTARIO CONSIDERS HIGHWAY SIGNS PROMOTING SAFE TEXTING ZONES

 www.thestar.com
KEITH LESLIE - The Canadian Press

Ontario is considering the idea of putting signs on highways to alert drivers about upcoming areas where they can safely pull over to text or check their emails.
 
All three parties voted in favour on second reading of a private member’s bill from Progressive Conservative Vic Fedeli to create so-called safe texting zones.

Fedeli says signs on highways would inform drivers about 185 existing areas such as commuter parking lots, transit stations and rest stops where they can safely pull off to use their smart phones or tablets.


He got the idea while driving through Pennsylvania and New York, and saw signs in both states promoting safe texting zones, and says it would not require any new infrastructure.

Fedeli says increased fines are not enough to curb distracted driving habits, and believes safe texting zones will save lives and help educate motorists about the dangers of texting behind the wheel.

The Ontario Provincial Police reported in March that distracted driving was the cause of more deaths on provincial highways than any other factor for the third consecutive year, contributing to 69 deaths in 2015.

Fedeli says he’s had widespread support from police, insurance companies, the Canadian Automobile Association and the Ontario Safety League for his Safe Texting Zones Act.

“It sends a clear message to distracted drivers that there is no longer any excuse to endanger themselves and those they share the road with,” said Fedeli. “Their text can wait until the next texting zone.”


Ontario stiffened penalties for distracted driving last fall, with a set fine of $490 that a judge could increase to $1,000, plus three demerit points on conviction.

“Texting is so popular with young people who are new drivers as well, and this has surpassed drunk driving (as a cause of accidents) and has become so very, very serious that it needs that extra little nudge, that extra reminder that says: ‘It can wait,’” he said.

New Democrat transport critic Wayne Gates told the legislature that it’s not just the younger drivers who text.

Older people, seniors are doing it, and young people are doing it, and it’s putting people at risk,” said Gates.

Private member’s bills rarely become law in Ontario, but Fedeli is confident his will either be passed or be adopted by the Liberal government after members from all sides of the legislature spoke in favour of it.
“It really is a bill that I expect will come into law in Ontario one day,” he said.

POEMA "PERO MÁS DULCE..." - Carlos Borges (Venezuela)


Poema del Padre Carlos Borges (Venezuela).
Interpretado por Alfredo Milano
Música: Grupo “Armonías de Venezuela”
---------------

Ante la imagen de Jesús rezaba,
con místico fervor mi devoción,
cuando cerca de mí pasó una hermana,
casi rozando con mi corazón.

El demonio bíblico y maldito
me hizo, ¡Dios mío!, profanar mi rezo,
corrí tras ella, la alcancé, y la vida,
la vida toda se la dí en un beso.

Cuando a mi puesto volví cual Judas,
con la cabeza baja avergonzado,
el buen Jesús me dijo con ternura:
“Dale otro beso...., que eso no es pecado”.

Obedeciendo a Jesús prolijo
corrí tras ella, la volví a alcanzar,
y al agarrarla me gritó: “!bandido!”
pero más dulce la volví a besar.







Cuento 004 - "Buenas Compañeras"

Cuento 004 - "Buenas Compañeras"
Iris Herrera de Milano
Santiago, 29 de Enero de 2010



Carolina era una hermosa y dulce novicia aspirante a convertirse en Hermana de la Orden de las Ismaelinas.
Llevaba apenas un año en el convento de Santa Emerenciana y ese tiempo había sido suficiente para que destacara en la oración, el desarrollo espiritual y el trabajo manual, como lo establecían los postulados de la Orden.

Carolina se esmeraba en hacer lo mejor para servir adecuadamente al Señor y hacerse merecedora de ser aceptada en la Orden y así, algún día, llegar a ser Monja.
Distribuía su tiempo entre la oración con los Salmos, la lectura espiritual, los estudios de enfermería, y el trabajo en la comunidad para enseñar oficios a la gente del pueblo.

Se imponía a sí misma una rigurosa disciplina, para poder cumplir con las exigencias de su formación como religiosa.
Se levantaba muy temprano, en la madrugada, y después de bañarse iba a la misa en la capilla del Convento.

 
Luego, destinaba la siguiente hora a la lectura del Libro de los Salmos de David. Seguidamente, a las 7 y media de la mañana, se dirigía al refectorio y compartía el desayuno con las otras dos estudiantes: Aurora, quien había ingresado al mismo tiempo que Carolina, y Amanda, quien ya estaba en su primer año como Postulante admitida.

A las 8, tras lavar los platos, tazas y cubiertos que había utilizado para su desayuno y de haberlos secado y guardado en su lugar, recogía los útiles de costura y se encaminaba hacia los salones de la Escuela de Oficios que funcionaba al lado del Convento.
Allí, las integrantes de la Orden impartían clases (de costura, cocina, contabilidad, ebanistería fina de pequeñas piezas, y repujado en cuero)  a la gente de Santa Emerenciana, y se esperaba que ello les fuera útil para trabajar y volverse independientes económicamente.

A las 12, Carolina volvía al Convento, almorzaba, se aseaba y leía el periódico para enterarse de lo que pasaba en el país y el mundo.
A eso de la 1:15 de la tarde se iba al Hospital a tomar clases de enfermería.
El deseo de Carolina era terminar los estudios para prestar sus servicios a quienes vivían en el Convento y, en general, a la población de Santa Emerenciana.

A las 4:30 de la tarde estaba de regreso en el Convento y se iba a la habitación de las Postulantes.
A Carolina le correspondía efectuar el aseo del baño y lo hacía a esa hora de la
tarde. Inmediatamente después, lavaba su ropa, trabajaba en el huerto del Convento y, al terminar, se enfrascaba en la meditación y lectura para consolidar su propia formación espiritual.
Dedicaba especial atención al estudio de las Virtudes: la caridad, la humildad, el optimismo.
En general, la sobriedad de la vida de Carolina transcurría en completa armonía con la modestia del ambiente que la rodeaba.

Se sentía muy a gusto en el Convento. Le gustaba esmerarse en actuar lo mejor posible y respetar a todos. Sentía el sencillo placer del deber cumplido y de poder colaborar en algo con la comunidad.

Amanda, la Postulante, quien había tenido oportunidad de conocer un poco más a
Carolina, hablaba muy bien de ésta a la Hermana Rectora; acerca de la bondad de su conducta, su piedad y de cómo era evidente su interés por las demás personas.

Pasó otro año. Carolina se iba haciendo cada vez más conocida por su generosidad y buena disposición para dedicar su tiempo a la enseñanza y atender a los enfermos, especialmente a aquéllos muy ancianos que no tenían familia que se ocupara de ellos.

Acercándose ya el final del período del Noviciado, Carolina aguardaba cuál sería la decisión de la Hermana Rectora.
¿Sería aceptada como Postulante de manera ya oficial?

La hermana Rectora, por su parte, desde hacía algunos días venía analizando y evaluando la actuación de Carolina.
Realmente no encontraba objeción a aceptarla. Lo único que la hacía dudar era esa alegría que observaba en el rostro de Carolina.

En un par de ocasiones, Amanda, la estudiante más adelantada de todas, le había hablado de la excelencia de Carolina, del gusto por hacer el bien a los demás, y de la satisfacción que la Novicia sentía por ello.
Esto le dió la clave a la Hermana Rectora.
Era más prudente esperar otro año, a que Carolina tuviera tiempo de madurar aún más y aprendiera a controlar esa alegría por el trabajo realizado, pues eso podría llevarla a caer en el pecado del Orgullo.

Al día siguiente le pidió a Carolina que se presentara en la Sala Capitular. Le comunicó su decisión y le explicó la razón para tomarla. Carolina aceptó la recomendación de la Hermana Rectora de tomar conciencia del riesgo del Orgullo, y le agradeció la oportunidad de continuar aprendiendo como Novicia todavía durante un año más.

Cuando las tres estudiantes se encontraron esa noche en su habitación común, Amanda y Aurora le preguntaron a Carolina cómo le había ido en la evaluación y ella les contó que necesitaba pasar un año más para superar el Orgullo.

Se apagaron las lámparas en la habitación y Amanda  -en la impunidad garantizada por la falta de luz-  sonreía de placer, con envidia evidente, feliz por haber logrado su objetivo de cortarle el ascenso a Postulante a la mosquita muerta de Carolina.

¡No quería competencia tan fuerte cuando apenas estaba empezando su carrera religiosa!




Cuento 003 - "Muerte inevitable"


Alfredo Milano
Santiago, 13 de Febrero, 2012



Desde que ella era chiquita siempre le preocupó el día de su muerte.
¡ Oh..., muerte!  Siempre tan necesaria para que la vida continúe.
¡ Oh..., muerte!  Tan mal comprendida... Eres tan necesaria para la vida, como las vitaminas, el  hierro y el calcio.
¡ Oh..., muerte!  Eres tan necesaria como el fósforo para el pirómano.
... Pero tan humana es la idea del vivir y no querer morir, que la mayoría, a su pesar, llegado el día, tiene que aceptar la muerte...


Ese era el dilema de José:  ¿ la mato o no la mato ?”  y seguía dándose explicaciones filosóficas sobre la necesidad de la muerte....  Pero, era imposible seguir postergando el fatídico día. El momento había llegado.  Fue nerviosamente hasta donde él sabía que ella estaba dormida.  Se acercó en silencio.

José transpiraba y trataba de alejar la duda.  Dándose fuerzas, se imaginaba un leopardo tras su presa y, con este sentimiento depredador, se abalanzó sobre su víctima.
Con una sola de sus manos poderosas, le agarró el cuello flaco y se lo fue apretando.
La sacudió violentamente para asegurarse de que estaba muerta y la tiró contra el suelo....

Ella se sacudió. Pataleó y, hay que admitirlo, luchó. Pero la muerte, era un hecho.
José se maldijo a sí mismo. Él, tan amigo de ella, tenía que hacerlo. Eran ellas o  él.
Si no fuera porque tenía que matarlas, ¡qué lindo sería criar gallinas!

La gallinita rosada,
era muy trabajadora
compró granos,
y un huerto con sus manos construyó.

El agua, el sol y el tiempo
fueron sus aliados,
y la cosecha se dió.

Como nunca tuvo ayuda,
todo el grano se comió.

La gallinita rosada
engordó y engordó,
y vino un roba-gallinas
y sancocho preparó.


(51) SWEDEN ALREADY HAS ITS FIRST EMPLOYEE-LESS SUPERMARKET

By BBVA Innovation Center.
AP, Digital Trends

One night, the Swede Robert Ilijason was trying to feed his baby. The last jar of baby food left at home fell on the floor and broke, leaving Ilijason with no food for his baby, since all the supermarkets were closed.

After driving for more than 20 minutes to find what he was looking for, Ilijason had an idea which incredibly enough no one had thought about before.


In the town where he lives   -Viken, in the south of Sweden-   he decided to open a 24-hour convenience store.
He used his technical knowledge to replace the functions of staff employees. This is how the first employee-less store was born in Sweden: Näraffär.
Apart from being open 24 hours a day, it offers many other benefits. Customers pass a credit assessment and then download an app on their smartphone. This app guarantees access to the store and is used to manually scan the products you buy. The total amount of the purchases is charged on the same app at the end of the month.

Business security doesn't seem to concern Ilijason.
He receives notifications automatically on his smartphone if the front door remains open for more than 8 seconds or if someone tries to force it open, and up to six cameras monitor the customers, whose registration and data assignment are enough to deter them from stealing the products.

Robert Ilijason hopes that this kind of stores will encourage the return of small businesses to Swedish towns, which have been disappearing with the gradual opening of hypermarkets offering competitive prices in neighboring towns.

For the moment, the opening of the first store in Viken has been followed by another two projects in the provinces of Smaland and Skåne.