Curiosidades tecnológicas, cuentos cortos para adultos, libros de cuentos . Escríbenos a:
cuentistasdegotiasan@gmail.com

(1004) LOS MÉDICOS CREÍAN QUE ERA UNA INFECCIÓN, PERO HABÍA UN CARACOL CRECIENDO EN SU RODILLA


www.yahoo.com
Jesús Del Toro | Pulso USA

La madre de un niño de 4 años hizo un descubrimiento grotesco, estremecedor y que muchos encontrarían repulsivo… dentro del cuerpo de su propio hijo.

Como lo relató el periódico Daily Mail, Rachael Franklin comenzó a preocuparse seriamente cuando notó que la rodilla de su hijo Paul tenía una suerte de inflamación, como si algo estuviera creciendo dentro de modo anormal y posiblemente peligroso.


Los médicos, en un principio, consideraron que se trataba de una herida infectada y le recetaron antibióticos para tratar de controlarla. Pero el problema no cedió y siguió creciendo, y la rodilla se inflamó hasta alcanzar el tamaño de una naranja. Y la cosa parecía ponerse peor cada día y empezó a supurar pus.
Los médicos temieron que pudiera tratarse de una infección grave, en especial la de la muy agresiva y resistente bacteria estafilococo dorado, y le indicaron a Franklin, según indicó el Huffington Post, que no tratara de romper o exprimir el saco de pus, quizá por temor a que el supuesto peligroso microorganismo pudiera expandirse.

Pero cuando el bulto en la rodilla de Franklin comenzó a ponerse negro y muy doloroso, su madre decidió que ya era demasiado. ¿Iba a dejarlo crecer hasta que estallara o afectara a otras partes de su hijo, el muslo, la pierna?

Franklin decidió así desoír las instrucciones del médico y se dispuso a drenar el enorme bulto de la rodilla de su pequeño.
Para su horror, cuando aplicó presión y el bulto se rompió, vio que dentro de la rodilla de su hijo había un objeto extraño.

Pensó inicialmente que era una roca, señala el Daily Mail, pero pronto descubrió que se trataba de algo mucho más inusitado.
Como la propia madre contó al programa de televisión ‘Monster Inside Me’ del canal Animal Planet, al principio ella temió que se trataba de gangrena, pero cuando revisó con más detenimiento el objeto se dio cuenta de que era algo totalmente distinto: era un caracol lo que había emergido del bulto negruzco y purulento.



¿Cómo llegó un molusco a vivir dentro de la rodilla de su hijo?
Al parecer, el caracol había estado creciendo dentro del cuerpo del pequeño Paul por cierto tiempo y dado que se trataba de una especie marina, llamada littorina scutulata, el molusco estaba bien capacitado para sobrevivir en entornos diversos.
Curiosamente, según médicos citados por el Daily Mail, el tejido de la piel en la rodilla del niño se asemejaba a las condiciones en las que el caracol normalmente sobrevive.
Así que el molusco estaba como en casa.

De alguna manera un huevecillo de caracol se alojó dentro de la piel de la rodilla de Franklin cuando él estuvo nadando en una playa de California, y pudo desarrollarse dentro hasta alcanzar un tamaño tan grande que el cuerpo del niño comenzó a reaccionar ante él.

Al final, el caracol fue expulsado, la herida de Franklin sanó y luego de tres años de la experiencia de tener la rodilla habitada por un molusco marino quedó, más que nada, la anécdota estremecedora y hasta un poco de humor.


Y los instantes de fama que le proporcionó el tema a la familia al interactuar recientemente con Animal Planet.

0 comentarios: