Curiosidades tecnológicas, cuentos cortos para adultos, libros de cuentos . Escríbenos a:
cuentistasdegotiasan@gmail.com

"¿POR QUÉ SALÍ? - ¿A QUÉ VINE?"


Iris Herrera de Milano - 10 de Noviembre, 2014

 ¿POR QUÉ SALÍ?  -  ¿A QUÉ VINE?
Son preguntas que vale la pena que cada persona que emigra responda concienzudamente, con objeto de determinar a ciencia cierta cómo se desarrollará su existencia de ahí en delante.

Si no lo hicimos antes de dejar el país de origen, lo más conveniente es escribir las respuestas lo más pronto posible. Estas listas serán un marco de referencia muy valioso al momento en que comencemos con el natural proceso de idealización de lo anterior y de demonización de lo presente.
Son etapas que la mayor parte de los emigrantes vive y lo mejor es estar preparados para ellas.
¿POR QUÉ SALÍ? - Lista 1
Entre los motivos que citamos para haber decidido dejar el país, los más frecuentes son:
  • La inseguridad, el alto nivel de delincuencia que amenazaba la vida propia o de familiares
  • El desempleo, la inestabilidad económica, que impedían una existencia digna o pensar en un futuro mejor para sí mismo o los hijos
  • La inestabilidad jurídica, que no garantizaba la propiedad o permanencia de lo que teníamos
  • La crisis de oportunidad para el desarrollo profesional
  • La atracción que ejercía un país más desarrollado y estable
  • La persecución política o religiosa

¿A QUÉ ME VINE? - Lista 2
Generalmente hay una reducida cantidad de respuestas un tanto borrosas, que concluyen en un razonamiento del tipo: "para lograr construirme una vida mejor, en lo personal y laboral, para mí y mi familia".

Debo estar consciente de que mi vida va a cambiar considerablemente, y que mi mundo ya no será el mismo ni yo lo percibiré de la misma manera. El entorno cambió y mi enfoque de ese contexto también es diferente.
Probablemente voy a perder muchas cosas (red de relaciones, factores de poder, status social), mi carrera y experiencia profesional van a ser puestas a prueba, tendré que cambiar mi manera de interactuar , requeriré desarrollar nuevas habilidades sociales y laborales, mi dominio del idioma será puesto a prueba.
Otro elemento a tomar en cuenta es la posible disminución de capacidad económica

Tomando en cuenta todo esto:
  • ¿qué estoy dispuesto a "perder"? ¿de qué debo desprenderme?
  • ¿qué me propongo obtener? ¿qué debo adquirir?
********
Hasta aquí vamos bien. Sin embargo, con el correr de los días nos damos cuenta de que la meta es menos fácil, o a más largo plazo de lo que habíamos calculado y que la "tierra prometida" no está a la vuelta de la esquina.
En este momento es cuando la voluntad del recién emigrado es puesta a prueba y la persona empieza a ponderar los pros y los contras de permanecer en el sitio elegido.

Por otra parte, el factor nostalgia hace su aparición y nos decimos: "No todo era malo"...
En este instante vale la pena revisar la Lista 1 para darnos cuenta de que: "No todo era bueno". Eso nos condujo a la emigración; y plantearnos la necesidad de desarrollar una actitud objetiva ante la nueva situación en que nos encontramos.

Estamos en otro país, en una cultura que -aun cuando pudiera tener muchas similitudes con la nuestra- es diferente.
No podemos pretender vivir en un cuento de hadas donde todo ocurre a nuestro gusto y es "bueno y honesto" por completo.

 

Ver las cosas "fríamente", en su justa proporción
Identificar cómo nos estamos anclando en el pasado (ghetto mental=idealización, ghetto comunicacional=telefónico/Grupos Facebook, ghetto relacional=sólo mis compatriotas) y saboteándonos a nosotros mismos en el intento de insertarnos en la sociedad que nos admitió.

La Rebeldía es otro "peligro psicológico" que nos acecha en los intentos de aceptar la realidad en que estamos comenzando a vivir. Es provechoso que detectemos a tiempo cuando nos deslizamos por ese tobogán ya que salir de él pudiera tornarse difícil. Entraríamos en una negación de las bondades o aspectos positivos del nuevo lugar y pondríamos en riesgo nuestra permanencia en el mismo.
¡Cuántas personas se devuelven porque "esa gente es muy antipática", "son unos explotadores de inmigrantes y lo que quieren son esclavos", etc.! Tal vez una aproximación adulta y centrada en los resultados a obtener les habría hecho desistir de ese regreso del cual muchas veces después se arrepienten.... "me hubiera quedado allá, por lo menos era más seguro y había algún trabajo..."


Detectar prejuicios que me llevan a generalizar opiniones sobre grupos humanos diferentes al mío, y preconceptos sobre aspectos que me resultaría útil explorar con objeto de incrementar mis oportunidades de mejora y adaptación.

Tomar conciencia de que en algún momento podemos sentir que estamos siendo discriminados, aun cuando muy probablemente también podremos recordar cuando nosotros mismos en algún momento de nuestra vida discriminamos a otras personas. Hay problemas que podemos resolver, hay otros que no.

Asimismo, es necesario estar atentos a la sobreadaptación , que nos puede llevar a que nuestra conducta resulte estereotipada, "falsa", en un deseo de parecer más genuinamente del lugar adonde estamos llegando que sus mismos habitantes originales.

Un factor de gran peso en los procesos inmigratorios es contemplar la posibilidad de un cambio en la carrera laboral. Un ejemplo a la mano es el caso de los Abogados, quienes forzosamente deben complementar significativamente sus estudios para amoldarse al nuevo país, o incluso estudiar otra vez la totalidad de la carrera, u otra disciplina afín.

Finalmente, este escrito trata de la conveniencia de mostrarnos flexibles ante las exigencias de la situación en la que, por una u otra razón, elegimos estar. Desarrollar la capacidad de Resiliencia, la cual es definida por algunos expertos de la manera siguiente:

"Es el convencimiento que tiene un individuo de superar los obstáculos de manera exitosa, sin pensar en la derrota a pesar de que los resultados estén en contra; al final surge un comportamiento ejemplar a destacar en situaciones de incertidumbre con resultados altamente positivos" 
(E. Machacon 2011).

"La resiliencia distingue dos componentes: la resistencia frente a la destrucción, es decir, la capacidad de proteger la propia integridad, bajo presión; y, por otra parte, más allá de la resistencia, la capacidad de forjar un comportamiento vital positivo pese a las circunstancias difíciles". (Vanistendael , 1994)





2 comentarios:

cdxa0053 dijo...

Como siempre, Iris y Alfredo, me mantienen "enganchado" a sus excelentes y agudos artículos y audios.

Mis respetos y un venezolano abrazo!

Alfonso Trujillo P

Susy Castillo dijo...

Es un tema muy interesante para los que han tomado la decision de salir del pais y para los que estan en pensando en un Plan B, como suelen decir..no es facil, no es soplar y hacer botella, es una decision que hay que tomar con los pies en la tierra y la mano en el corazon, es una decision que cambia la vida de una persona y de las que estan a su alrededor..Suerte para quienes tomen la decision y exitos en su emprendimiento.