Curiosidades tecnológicas, cuentos cortos para adultos, libros de cuentos . Escríbenos a:
cuentistasdegotiasan@gmail.com

(888) "ROSARIO GOURMET" EN VENEZUELA

www.GOTIASANET.blogspot.com
Edición: Iris Herrera de Milano

Conectividad emocional 
en tiempos de crisis. 
Importancia de la oración y la meditación.

Fotografía: foro.catholic.net
La espiritualidad es parte integral de la vida.
No es propiedad de ninguna religión en particular

Venezuela es un país convulsionado por una terrible crisis social. En ese ambiente, un grupo de vecinos ha logrado conformar una red de apoyo, como refugio para aliviar tensiones causadas por las noticias y eventos del entorno asociados a las protestas políticas y sociales en el país.
Susana Castillo, una de las vecinas, quien además es psicóloga y facilitadora de procesos humanos, nos narra esta inusual experiencia.

********
Estábamos consternados ante la avalancha de noticias y hechos que han estado ocurriendo en nuestro país y que han generado una enorme tensión en la población. Hablando informalmente, un grupo de vecinos de nuestro edificio propuso la idea de reunirnos en un salón del inmueble para rezar y meditar, como una vía de escape para el stress que experimentábamos.

Empezamos a reunirnos en el primer trimestre del 2014, justamente cuando las protestas alcanzaron su punto más alto y la modalidad más empleada era el cierre de las vías públicas, concentraciones de gente, marchas, diversas acciones de calle, cacerolazos, y -paralelamente- un intenso uso de las redes sociales.

Mi práctica profesional me llevó a aplicar técnicas de facilitación de conductas y de acompañamiento al grupo en sus vivencias, y lo que comenzó como un día de reunión para orar se convirtió en lo que a la fecha de hoy ha sido un proceso pleno de espiritualidad.

A lo largo de ese período, algunos vecinos nos reuníamos y tomamos la iniciativa de apoyarnos mutuamente en la comprensión y aceptación de nuestras propias emociones, estados de ánimo, lenguaje y expresión corporal (gestos, postura, etc.).
Como complemento, nos ejercitábamos en algunas técnicas de relajación y meditación, que íban enriqueciendo esa actividad que estábamos llevando a cabo con el propósito de disminuir nuestros niveles de angustia y stress.

En ese tiempo identificamos dos aspectos muy importantes de lo que nos estaba ocurriendo: primero, la relevancia de la Meditación y la Oración como un alimento para la espiritualidad en momentos de crisis; y segundo, lo importante que es el darse cuenta de lo que hacemos con lo que sucede en nuestro entorno.

Pude observar de cerca el efecto de la crisis en mí y en mis vecinos. Me percaté de cómo -al moverse y derrumbarse los puntos de apoyo que nos dan seguridad material, social o afectiva- surgen la confusión, la ansiedad, la tensión, y la incertidumbre.
Logré darme cuenta de que no es la experiencia en sí misma la que nos derrota, sino lo que ella significa para nosotros y cómo se pone de manifiesto en lo que pensamos, decimos y sentimos sobre un evento o situación.
Corroboré que, en medio de una crisis, la persona puede captar el peligro o avizorar una oportunidad.
Por tal motivo, en esos momentos la percepción de nuestro entorno es clave para lograr un cambio de actitud. Dicho en palabras llanas: “podemos ver el vaso medio vacío o medio lleno; depende de nosotros mismos”.

Esto me ha llevado a reafirmar la importancia -especialmente en tiempos de crisis- del lenguaje que utilizamos para describir las situaciones por las cuales atravesamos, del estar atentos a la influencia que tienen las palabras en la manera como concebimos esa crisis.
Las palabras hacen algo más que describir, ya que le dan forma a los pensamientos y a las emociones. A menudo, el solo hecho de hablar de la crisis nos ayuda a pensar en ella y a interpretarla con nuevos ojos. 

En este caso en particular, luego de transcurrido un mes de decir las oraciones y rezar el rosario, observé cómo los rostros y estados de ánimo íban evolucionando desde la pesadumbre y tristeza a la paz y serenidad; y más notable aún era el cambio en el lenguaje utilizado.


Refugiarse en la Oración, entendiéndola como una manera de meditar, es un recurso invaluable para el ser humano, porque la espiritualidad es parte integral de la vida y no es propiedad de ninguna religión en particular.
La oportunidad que nos dimos de comunicar nuestras vivencias generó una importante conexión emocional entre los vecinos, inició (en algunos casos) y estrechó lazos afectivos y de amistad, y permitió compartir momentos tanto de dolor como de alegría.

Algunas de las vecinas  en ameno compartir después del rosario
Además, cada encuentro estaba amenizado con la presencia de ricos platos, apetitosos olores y sabores de deliciosas recetas, que hicieron que cada noche de encuentro para rezar el rosario se transformara en un  EXQUISITO   ROSARIO GOURMET... 

El evento era esperado cada día y, aún hoy, se mantiene con entusiasmo, hermandad, armonía y afecto.
____________________________________


Ponencia  presentada  por Susana M. Castillo P. en Septiembre 2014, en el  QUINTO  ENCUENTRO  DE FACILITADORES,  en  Bogotá, Colombia.
Psicólogo Industrial, M.A. Psicología Organizacional, Coach Personal y Organizacional. Miembro fundador de ALFA (Asociación Latinoamericana de Facilitadores). Consultor Asociado a MCP, Desarrollo Personal y Profesional. Formación y práctica en Terapia Floral del Dr. E. Bach. 
Caracas, Venezuela

1 comentarios:

Miriam Castillo P. dijo...

Excelente aporte de la autora de convertir lo cotidiano y la crisis en un aprendizaje de sacar lo mas hermoso que tenemos como seres humanos y es "Ser profundamente humanos a través de la espiritualidad y el encuentro con el otro"

Felicitaciones!!!!