Curiosidades tecnológicas, cuentos cortos para adultos, libros de cuentos . Escríbenos a:
cuentistasdegotiasan@gmail.com

(578) SILICON VALLEY INVADE LA INDUSTRIA AUTOMOTRIZ

www.urgente24.com

Toyota presenta su nuevo auto concepto: computadora móvil.

La industria automotriz está experimentando cambios en los últimos tiempos, no sólo en lo que a mercado se refiere, también en otros eslabones de la cadena de valor. El último en sufrir dicha transformación es el de la innovación, amenazada ahora por un progresivo intrusismo que merma los recursos destinados a este área.

En un panorama automovilístico como el actual, en el que los coches son vistos cada vez más como tecnología punta, la entrada de empresas tecnológicas y compañías start-ups muy especializadas ya han comenzado a cambiar los paradigmas de la innovación que hasta ahora habían caracterizado al sector del automóvil.

Cuando antes eran las divisiones de investigación y desarrollo de los propios fabricantes los que se encargaban de proyectar el futuro mediante nuevos avances técnicos, ahora son otras compañías propiamente tecnológicas las que han empezado a suplir esa función dentro del sector, con el consiguiente deterioro en los departamentos de I+D que ello conlleva.


El ejemplo de General Motors
Un buen ejemplo de esto último lo constituye el caso de General Motors. El gigante de Detroit decidía la pasada primavera recortar en un 25 % la plantilla empleada en su División de Investigación y Desarrollo.
Tal recorte, que fue visto desde fuera como un paso atrás en la tradición de innovación del grupo estadounidense, pretendía sin embargo dar un paso más adelante en esa estela.

La razón de esta decisión, a priori tan contradictoria con los objetivos de su estrategia, la esgrimía el responsable de llevarla a cabo.
Jon Lauckner, director del Departamento de Tecnología de General Motors, ha explicado a la revista Forbes cuál era su intención al suprimir 100 de los 400 empleos que conformaban el departamento de I+D.

Lo que Lauckner pretendía era adaptar la estructura de la compañía a los nuevos cambios de la realidad de la automoción.
Desde el momento en que muchas de las mejores ideas para el automóvil del futuro no llegan desde dentro de los fabricantes sino de otras empresas ajenas al sector -gigantes tecnológicos como Google o Apple, por ejemplo, o revolucionarias start-ups líderes en campos muy específicos-, empieza a ser más rentable acudir a esos terceros agentes antes que emplear un mayor volumen de recursos por cuenta propia.


Externalizar el I+D
 Una suerte de externalización productiva que, en el caso de GM, está encontrando su centro neurálgico en muchas compañías asentadas en Silicon Valley y en otras regiones del mundo que se caracterizan por sus altas cotas de inversión en innovación como, por ejemplo, Israel.

De este modo, si antes General Motors se situaba entre los fabricantes a la vanguardia de los nuevos avances (sirva para ilustrarlo  el desarrollo del primer airbag en 1973 o el del primer convertidor catalítico un año después), ahora el gigante de Detroit acude a empresas como, por ejemplo, la coreana LG para obtener colaboración en el desarrollo de la próxima generación de baterías y mecánicas eléctricas; o también a start-ups como Envia Systems, con quien ha desarrollado unas mejores y más asequibles baterías para coches eléctricos que ofrecen el doble de autonomía por la mitad de precio.

El automóvil de hoy avanza a más velocidad de la que pueden asumir sus propios fabricantes y, por ello, no debe resultar extraño si en los próximos años el sector comienza a reestructurar su modelo de investigación y desarrollo para encontrar respuestas más rápidas, eficaces y económicas en otras compañías especializadas en según qué áreas.
Porque, como dice el propio Lauckner, "el camino hacia la innovación ha cambiado para nosotros con el paso del tiempo".

0 comentarios: