Curiosidades tecnológicas, cuentos cortos para adultos, libros de cuentos . Escríbenos a:
cuentistasdegotiasan@gmail.com

(514) NUEVAS PISTAS SOBRE EL ENVEJECIMIENTO MUSCULAR

Un culturista indio muestra sus músculos el día anterior a su 100 cumpleaños.

www.elmundo.es
María Valerio | Madrid


En muchos órganos del cuerpo humano, y también en los músculos, existe una reserva de células madre encargadas de 'poner parches', de acudir a reparar lesiones... Una vez solucionado el problema, ese nicho de células vuelve a su estado durmiente. Sin embargo, según acaba de demostrar en ratones un grupo de científicos británicos, parece que esa reserva va agotándose con la edad, lo que podría estar detrás del envejecimiento muscular.

Como ellos mismos admiten en las páginas de la revista 'Nature', sus conclusiones se han obtenido de momento en roedores, pero su trabajo aporta buenas pistas sobre el envejecimiento de nuestros músculos y, por qué no, cómo rejuvenecerlos y evitar la debilidad y las caídas asociadas a la edad.

El estudio explica que los músculos de los roedores (como ya se ha observado en humanos en otros órganos del cuerpo) disponen de una reserva de células madre. Cuando se produce alguna lesión, dichas células son capaces de dividirse y diferenciarse en células propias del músculo, que acuden a encargarse de la 'reparación', mientras que un grupo de ellas permanece en el nicho, listas para volver a activarse cuando sea necesario de nuevo.
Este proceso también parece activarse como consecuencia del ejercicio, para permitir la recuperación del músculo después de un esfuerzo físico.

Sin embargo, según han observado en su experimento Albert Basson y su equipo, del King's College londinense (en Reino Unido), durante el envejecimiento se producen fallos en este proceso que provocan que las células madre estén permanente activadas, 'gastando' innecesariamente sus reservas durmientes. De esta manera, explican, a medida que el músculo pierde esas reservas, iría perdiendo también capacidad para 'autoregenerarse'.

La culpa de este fallo en el proceso la hallaron en la proteína FGF2; un 'ingrediente' clave para despertar a las células madre del músculo cuando son necesarias en cualquier lesión. Cuando analizaron los tejidos de roedores 'ancianos', Basson y su equipo observaron niveles muy elevados de proteína FGF2 en las fibras musculares.

Según su hipótesis, esta proteína es responsable de que, con la edad, las células madre musculares vivan en un estado de permanente activación, lo que provocaría que vayan perdiendo su capacidad regenerativa con el paso del tiempo.
Para revertir este proceso de envejecimiento muscular, los investigadores probaron a 'apaciguar' las células madre administrándoles un inhibidor de FGF2, que frenó su activación anómala y permitió conservar intactos los nichos de células durmientes.

A juicio de Basson, aunque aún es pronto, este hallazgo abre las puertas a futuros tratamientos capaces de devolver su juventud a los músculos. "Si lo lográsemos, podríamos hacer que la gente viviese más años con movilidad y de una manera independiente".
Aunque como aclara a ELMUNDO.es, no hay que olvidar que FGF2 también es necesaria para una correcta reparación de los músculos, por lo que, hoy por hoy, "tratar a personas con un inhibidor de esta proteína durante un periodo prolongado para prevenir el envejecimiento tendría efectos perjudiciales. Todavía nos falta mucho por aprender sobre este mecanismo", admite.

0 comentarios: