Curiosidades tecnológicas, cuentos cortos para adultos, libros de cuentos . Escríbenos a:
cuentistasdegotiasan@gmail.com

(248) ALTO PRECIO DE LA SEGURIDAD FRONTERIZA


Apostar 1,200 soldados de la Guardia Nacional en la frontera durante un año cuesta $110 millones.

Por MARTHA MENDOZA

www.impre.com/noticias

HIDALGO, Texas/AP —

Encerrado en una cápsula del tamaño de una cabina telefónica suspendida seis metros (20 pies) sobre un campo de repollos en el sur de Texas, un soldado de la Guardia Nacional pasa una noche de Domingo con una pistola sujeta a su cadera, mientras observa un naranjal cercano a través de lentes detectores de calor.

Apostar 1.200 soldados de la Guardia Nacional en la frontera durante un año cuesta 110 millones de dólares.

Esa misma noche, hacia el oeste, un inquietante silbido atraviesa el silencio del amanecer mientras un tren de 1,6 kilómetros (una milla) de largo está detenido en el medio de un puente sobre el río Bravo. En un ritual que se repite cada noche, un agente de Aduanas y Protección de Fronteras le quita el seguro a una puerta, un policía del ferrocarril desliza las pesadas puertas para abrirlas, y ambos agitan los haces de sus linternas para inspeccionar debajo, arriba y en medio de la carga de automóviles y productos electrónicos, antes de que pasen a través de una máquina de rayos X en busca de personas o drogas ocultas.

Pasar una carga ferroviaria a través de una maquina de rayos X cuesta 1,75 millones de dólares.

Esa noche, en el sur de Arizona, un vigilante ve algo extraño en un camión con un remolque cargado de carbón y solicita un examen más detallado. Perros entrenados para oler drogas comienzan a ladrar, y el guardia encuentra 3.600 kilogramos (8.000 libras) de marihuana en varios camiones.

El salario anual de un agente de Aduanas y Protección Fronteriza promedia 75.000 dólares. Un perro detector de drogas cuesta 4.500.

En momentos en que el Congreso debate cómo financiar la frontera y los gobernadores exigen más asistencia, The Associated Press ha investigado lo que cuesta a los contribuyentes asegurar la frontera entre México y Estados Unidos.

El precio, hasta ahora, no se ha hecho público. Pero AP -al utilizar los presupuestos de la Casa Blanca, informes obtenidos a través de solicitudes amparadas por la ley de libertad de información y transcripciones del Congreso- hizo las cuentas totales: 90 mil millones de dólares en 10 años.

Para los contribuyentes que pagan esta cuenta, el resultado ha sido agridulce: menos inmigrantes ilegales, pero escaso impacto sobre el terrorismo. Y ciertamente no ha interrumpido la oferta de drogas.

Los terroristas que perpetraron los atentados del 11 de septiembre 2001 no venían de México, pero los ataques llevaron a los políticos a reexaminar la seguridad fronteriza. Diez días después, el presidente George W. Bush anunció un nuevo Departamento de Seguridad Nacional, con tareas que incluyen la seguridad de la porosa frontera sur del país.

En los siguientes 10 años, el gasto anual en la frontera se triplicó mientras Estados Unidos construyó una red sin precedentes a lo largo de la frontera, de más de 3 mil kilómetros (1.900 millas) con México:

· 165 maquinas de rayos X para camiones y trenes;

· más de 1.000 kilómetros (650 millas) de cercas de alta resistencia y muros de hormigón;

· el doble de agentes a lo largo de todo el tramo,

· y una pequeña flota de aviones no tripulados Predator.

· Además, cámaras de vigilancia remota,

· dispositivos de imágenes térmicas

· y sensores de tierra parcialmente enterrados que hacen sonar una alarma en la oficina central cuando alguien los pisa en el desierto.

"La obligación de asegurar nuestras fronteras implica la responsabilidad de hacerlo de la manera más rentable posible, y reconocemos que no hay una solución única para satisfacer nuestras necesidades de seguridad en la frontera", dijo el portavoz del Departamento de Seguridad, Matthew Chandler.

Con el paso de los años, los objetivos de las medidas de seguridad en la frontera han cambiado.

Las preocupaciones iniciales de que los terroristas podrían filtrar armas desde México a Estados Unidos se vieron eclipsadas después por las preocupaciones sobre los violentos carteles de la droga que matan personas a lo largo del río Bravo.

A medida que la economía estadounidense decayó, prevenir que los inmigrantes ilegales cruzaran al norte en busca de trabajo se convirtió en el centro de atención.

"La seguridad fronteriza ya no trata sólo de responder al 11 de septiembre. Se convirtió en una parte muy importante del debate sobre la inmigración", dijo Jena Baker McNeill, analista de políticas de seguridad nacional en The Heritage Foundation, un instituto de investigaciones de tendencia derechista con sede en Washington.

0 comentarios: