Curiosidades tecnológicas, cuentos cortos para adultos, libros de cuentos . Escríbenos a:
cuentistasdegotiasan@gmail.com

(238) LA REALIDAD LATINOAMERICANA INVADE LAS PANTALLAS DE LOS ÁNGELES

Valeria Perasso

BBC Mundo, Los Ángeles

La violencia del narco en México, la marginación de la comunidad gay en Paraguay, el impacto de las grandes corporaciones en las poblaciones nativas de Panamá, las pandillas urbanas brasileñas y la experiencia de indocumentados hispanos en Estados Unidos. Por un par de semanas, las miradas de Los Ángeles se fijan en las problemáticas sociales de América Latina, tal como las retratan los directores para la pantalla grande.



El principal festival de cine de la ciudad tiene, en su edición 2011, una fuerte impronta latinoamericana destinada -según los organizadores- tanto a los inmigrantes residentes aquí como a las audiencias estadounidenses poco familiarizadas con lo que ocurre al sur del río Bravo.

En el Los Ángeles Film Festival (LAFF), Cuba y México son los únicos países con espacios dedicados a sus cinematografías. Pero, además, el mexicano Guillermo del Toro es director invitado, participante de la selección de películas y de la entrega de premios que tendrá lugar antes del cierre, el 26 de junio.

El responsable de "El Laberinto de Pan" y "Hellboy", entre otras, mostrará también la cinta "Don't Be Afraid of the Dark", de la que es productor, con la protagonista Katie Holmes y quizás hasta su esposo, Tom Cruise, sentados en las butacas.


Problemas sociales

Pero el LAFF queda lejos de Hollywood, aunque geográficamente transcurra a pocos kilómetros de la colina y sus grandes estudios. Es todo lo que el cine comercial deja por fuera en esta ciudad de constantes premieres, galas y paparazzi.

Esa oferta de "otras miradas" -como las define la directora de programación hispana del festival, Hebe Tabachnik- le permite bucear en las cinematografías de los países latinoamericanos para traer a Estados Unidos "Las malas intenciones" (Perú), que tiene como trasfondo la violencia de Sendero Luminoso en los años '80, o "El lugar más pequeño" (México), sobre la postguerra civil salvadoreña.

En la paraguaya "108, cuchillo de palo" se reflejan los prejuicios ante la homosexualidad que ensombrecen la historia de ese país y luego la exitosa "Tropa de Elite 2", del brasileño José Padilha, narra los efectos de la violencia pandillera al tiempo que confirma la contundencia del cine del mayor país de Sudamérica.

Sin embargo, el desafío parece estar en las butacas: ¿qué lectura logran de las realidades los espectadores que tienen sólo contacto esporádico con el cine en español?

"En el proceso de hacer la película estás consciente de que el público mexicano va a tener una percepción que el extranjero no va a tener. No tienes que hacer algo didáctico y obvio para los mexicanos, pero no quieres excluir a los extranjeros. Es el dilema de quienes hacemos cine en la periferia, distinto del que están haciendo los estudios de Hollywood", dice a BBC Mundo la directora Natalia Almada, quien trajo al LAFF su película "El Velador".

La cinta se concentra en la labor cotidiana del sereno de un cementerio de Culiacán, en el estado mexicano de Sinaloa, y cuela los efectos de la guerra contra el narcotráfico mediante la radio y la televisión, protagonistas involuntarias de esta historia.

"El público mexicano responde a la muerte del capo del narco (Arturo) Beltrán Leyva, que ocurrió cuando filmé la historia, mientras que el extranjero se inclina por una cosa más abstracta: la violencia como concepto. A mí esa diferencia me gusta", señala Almada.

Para Anayansi Prado, directora de "Paraíso for sale" -o cómo la zona de Bocas del Toro, en Panamá, se ha visto transformada por la llegada de estadounidenses jubilados y de grandes corporaciones- las películas también pueden tener carácter aleccionador.

"En mi documental, por medio de historias personales se refleja el problema de una comunidad heterogénea y esas historias tienen un punto de referencia con cualquier audiencia de aquí. El tema es la migración en reversa, contar cómo los estadounidenses son los inmigrantes y cómo impactan ellos en la sociedad", dice Prado, quien se propone "educar" a los espectadores sobre lo que ocurre fronteras afuera.


Ciudad escenario

Sin embargo, no sólo los parajes lejanos están en exhibición. El LAFF tiene también un número de películas récord para mostrar Los Ángeles a los mismos angelinos.

"Creo que hay una agenda tácita de dar un espacio a las películas que muestran la ciudad desde una mirada auténtica, porque la gente que está acá está cansada de ver una Los Ángeles traicionada: no como espacio real sino como un gran set", sugiere a BBC Mundo el director argentino Pascui Rivas. Su corto "Jean Lewis" se concentra precisamente en uno de los personajes silenciosos de esta meca del cine y está en competencia en el LAFF.

Es precisamente en ese marco urbano donde se tejen películas que tienen por protagonistas a los inmigrantes, como "Mamitas" o la muy comentada "In a Better Life", sobre un indocumentado que busca un futuro mejor para su hijo, que fue exhibida en la gala de apertura.

Es, para muchos, la manera más obvia y omnipresente en que la realidad latinoamericana hace pie en Estados Unidos, con historias de vida que siguen siendo parte de Los Ángeles una vez que se apagan los proyectores.

0 comentarios: