Curiosidades tecnológicas, cuentos cortos para adultos, libros de cuentos . Escríbenos a:
cuentistasdegotiasan@gmail.com

TIENE 13 AÑOS Y CURSA 3 CARRERAS UNIVERSITARIAS

Veronica Smink

BBC Mundo, Argentina

Kouichi Cruz tiene 13 años pero su nombre -que significa "brillante único" en japonés- no es lo único que lo distingue de los otros chicos de su edad en la provincia argentina de Córdoba.

A los cuatro años, un test de inteligencia determinó que era un "superdotado", como califica la Organización Mundial de la Salud a todo aquél que tiene un Coeficiente Intelectual (CI) mayor a 130. Kouichi tenía un CI de 145.

Desde entonces, es conocido como "un niño genio" y ha ganado fama gracias a su aparición en un popular programa de entretenimientos de la televisión argentina.

Recientemente, el mayor diario del país, Clarín, lo entrevistó para dar cuenta de un nuevo desafío en su vida: este año, Kouichi comenzó la universidad. Y, como si eso no fuera suficiente para un chico con 13 años recién cumplidos, decidió estudiar tres carreras a la vez.

"Voy a hacer una licenciatura en Ciencias de la Computación, Ingeniería en Computación y Economía", le cuenta, orgulloso, a BBC Mundo, a pocos días de haber comenzado las clases.

A él, cursar con alumnos mucho más grandes no le resulta intimidante.

"Ya estoy acostumbrado", explica.


Pequeño con sueños grandes

En 2010 Kouichi se graduó de la secundaria con un promedio de 9. El máximo es 10.

Su plan ahora es terminar la universidad, hacer un posgrado y luego dedicarse a los negocios.

"Kouichi quiere instalar su propia empresa desoftware", le dice a BBC Mundo su tía, Alejandra Pérez Lucero, quien junto con su marido cría al niño desde hace cinco años, ya que sus padres viven en España.

La decisión de no vivir en Europa fue del joven, que prefirió continuar sus estudios en la Facultad de Matemática, Astronomía y Física (FAMAF) de Córdoba.

¿Y cómo es la vida diaria de este "niño genio"?

"Es normal", asegura Kouichi, quien afirma tener bastante tiempo libre, a pesar de estar cursando tres carreras.

Por las tardes o los fines de semana se dedica a sus actividades recreativas favoritas: "Jugar al tenis, mirar la tele, ir al cine o juntarme con amigos".

La mayoría de sus amistades las hizo en la escuela primaria, pero también es amigo de algunos de los estudiantes con los que comparte los cuatro cursos de idioma que toma: inglés, francés, italiano y alemán.


¿Saltando etapas?

"Kouichi es un chico feliz", asegura Alejandra, quien cuenta que por ahora el joven no ha necesitado asistencia psicológica para hacer frente a su ajetreada vida.

"Siempre tengo dudas, pero las presiones que ha tenido desde chico las ha superado sin problemas", afirma.

Para ella, su sobrino tiene la madurez emocional suficiente para lidiar con la vida que ha elegido.

"Tiene una capacidad camaleónica para adaptarse a cualquier medio en el que esté", señala.

Por su parte, Kouichi niega que su ambición intelectual esté haciendo que se pierda de momentos y actividades típicas de su edad.

"¡No estoy saltando ni quemando ninguna etapa, al contrario!", asegura, un poco indignado ante la sugerencia.

"Él sabe que aún es un niño", agrega su tía.


Budista

Para Alejandra, la capacidad de Kouichi de asimilar fácilmente los nuevos retos que se impone tiene mucho que ver con sus creencias.

El joven, al igual que sus padres, es budista, una religión que "habla mucho sobre la evolución del individuo", dice su tía.

"Él no toma las cosas con la misma filosofía que otros", agrega, asegurando que sus creencias y su personalidad le permiten mantenerse centrado, incluso ante la ausencia de sus padres, con los que habla varias veces al día.

Donde Kouichi no tiene apuro es con el tema de las mujeres y las salidas, una cuestión que interesa a más de un adolescente de su edad.

"Ya nos ha anunciado que por ahora no va a salir con chicas ni ir a fiestas", cuenta su tía.

Entonces, ¿está contento con su vida, este "niño genio"?

"Indiscutiblemente", responde Kouichi, dando muestra, una vez más, de por qué es un chico fuera de serie.

1 comentarios:

Alfredo Milano dijo...

A los 13 años un muchacho normal piensa muchísimo en muchachas. Claro que si uno tiene un IQ de 120, por los menos 80 son para las muchachas. Con razón me fastidiaba la historia.