Curiosidades tecnológicas, cuentos cortos para adultos, libros de cuentos . Escríbenos a:
cuentistasdegotiasan@gmail.com

(1057) EL GPS DESACTIVA REGIONES CEREBRALES

www.tendencias21.net


El cerebro desconecta el hipocampo y la corteza si tiene apoyo tecnológico


El uso del GPS para llegar a un destino desactiva regiones cerebrales que usamos generalmente para circular o caminar por una ciudad, ha descubierto un estudio. El hipocampo y la corteza cerebral, que se activan cuando debemos orientarnos en un entorno, permanecen pasivos si usamos la tecnología, limitando el aprendizaje.
 

El uso de un GPS para llegar a un destino "apaga" partes del cerebro que de otra manera serían usadas para simular diferentes rutas, revela una nueva investigación de la University College London-UCL.

El estudio, publicado en Nature Communications, involucró a 24 voluntarios que circulaban por calles de un barrio de Londres en una simulación informática, mientras se sometían a exploraciones cerebrales.

Los investigadores analizaron la actividad generada en el hipocampo, una región del cerebro involucrada en la memoria y la navegación, y la corteza prefrontal que participa en la planificación y la toma de decisiones.
También observaron el laberinto de las calles de Londres para entender cómo estas regiones del cerebro reaccionaban ante la confluencia de tantas calles.

Los investigadores descubrieron que, cuando los voluntarios navegaban sin apoyo del GPS, su hipocampo y la corteza prefrontal tenían picos de actividad en el momento en que accedían a nuevas calles. Esta actividad cerebral fue mayor cuando aumentó el número de opciones a elegir, pero no se detectó actividad cerebral adicional cuando las personas siguieron las instrucciones del GPS.

"Entrar en un cruce como Seven Dials en Londres, donde se reúnen siete calles, mejora la actividad en el hipocampo, mientras que entrar en un callejón sin salida reduce su actividad. Si una persona tienen dificultades para orientarse entre muchas calles de una ciudad, lo más probable es que esta situación active su hipocampo y la corteza prefrontal ", explica el autor principal del estudio Hugo Spiers (UCL Experimental Psychology), en un comunicado.

"Nuestros resultados encajan con modelos en los que el hipocampo simula viajes en futuros caminos posibles, mientras que la corteza prefrontal nos ayuda a planificar cuáles nos llevarán a nuestro destino.  Sin embargo, cuando la tecnología es la que nos dice a dónde ir, estas partes del cerebro simplemente no responden ante la red de calles. En ese sentido, nuestro cerebro ha desconectado su interés por las calles que le rodean", añade.

Límites para el aprendizaje
Investigaciones anteriores de la UCL han demostrado que el hipocampo de los taxistas londinenses se expande a medida que memorizan las calles y monumentos del centro de Londres.
El último estudio sugiere que los conductores que siguen las indicaciones del GPS no activan  su hipocampo, probablemente limitando cualquier aprendizaje de la red de calles de la ciudad.

El equipo también ha analizado las redes de calles de las principales ciudades de todo el mundo para visualizar lo fácil que pueden ser para circular. Con su compleja red de pequeñas calles, Londres parece ser especialmente exigente para el hipocampo. Por el contrario, se requiere mucho menos esfuerzo mental para circular por Manhattan en Nueva York, por su estructura de calles rectas.

Hugo Spiers  es actualmente Director de Ciencias en The Centric Lab, una organización de consultoría e investigación en Londres que utiliza la neurociencia para informar al diseño de edificios y ciudades.
"El próximo paso para nuestro laboratorio será trabajar con empresas de tecnología inteligente, desarrolladores y arquitectos para ayudar a diseñar espacios más fáciles de circular y aumentar el bienestar" de las personas, dice el Dr. Spiers.

"Nuestros nuevos hallazgos nos permiten mirar el diseño de una ciudad o edificio y considerar cómo los sistemas de memoria del cerebro pueden reaccionar. Por ejemplo, podríamos ver las disposiciones de los hogares y hospitales para identificar las áreas que podrían ser complicadas para las personas con demencia, y ayudarlas a que circulen mejor por la ciudad. Del mismo modo, podríamos diseñar nuevos edificios que sean compatibles con la demencia desde el principio".

La vinculación de la estructura de las ciudades con el comportamiento ha existido desde la década de 1980, pero este es el primer estudio que revela el impacto de esa estructura en el cerebro, dicen los investigadores.

Referencia: 
Hippocampal and prefrontal processing of network topology to simulate the future. Nature Communications 8, Article number: 14652 (2017). doi:10.1038/ncomms14652


(1056) INSTRUCCIONES PARA SER UN BUEN CONVERSADOR

www.muyinteresante.es
Abraham Alonso

Si quieres agradar a tus amigos y no eres un gran orador, lo mejor es que no les cuentes muchas novedades y comentes con ellos anécdotas y cosas que ya saben.

Cuando contamos una historia novedosa, esperamos que la misma llame poderosamente la atención de nuestra audiencia, pero, al final, ésta se divierte más con las charlas que incluyen anécdotas que les resultan conocidas.

"La conversación es la más común de las actividades sociales humanas y, si de verdad queremos llevarla bien, necesitamos saber qué es lo que quieren oír nuestros interlocutores", indica el psicólogo Daniel T. Gilbert, de la Universidad de Harvard.

En una serie de ensayos publicados en la revista Psychological Science, Gilbert y sus colaboradores concluyen que "los oradores tienden a pensar que a los oyentes les agradan más los relatos de experiencias que no han tenido, pero nuestros estudios sugieren justo lo contrario".

Gilbert y su equipo ponen el siguiente ejemplo:
"A menudo, cuando un amigo nos cuenta algo sobre una película que no hemos visto, acabamos confundidos y abrumados. Es posible incluso que nos aburra. 
Lo cierto es que a muchas personas les resulta prácticamente imposible comunicar adecuadamente una experiencia compleja. Es más, cuando llega nuestro turno de hablar, hacemos exactamente lo mismo, lo cual tiene idénticas consecuencias".

Para entender por qué ocurre esto, los investigadores llevaron a cabo dos experimentos.
En el primero, se formaron varios grupos de tres personas:
se pidió a una de ellas que actuara como ponente; las otras dos serían su audiencia.
La idea era que el orador les describiera una conferencia que había visto antes en vídeo y que algunos oyentes también conocían.
Los primeros (ponentes) esperaban que su charla agradaría más a quienes no habían visto la grabación, pero ocurrió lo contrario. Quienes sí la conocían fueron los que valoraron mejor su experiencia.

Un segundo ensayo demostró que los oyentes hacían lo mismo cuando intentaban anticipar sus reacciones antes de oír la historia. Creían que si no la conocían, les gustaría más la charla, pero se equivocaban.

¿A qué se debe ello?
·        ¿Acaso los oradores narran mejor las cosas cuando su público las conoce?
·        ¿O es que éste las entiende mejor si le resultan familiares?

En otros dos trabajos, estos psicólogos encontraron que entre ambas opciones, la segunda es probablemente la correcta.
En el caso del vídeo al que se refieren estos estudios, el público era capaz de rellenar los posibles huecos en la historia cuando la conocían, lo que hacía que todo fuese más entretenido.


"Cuando relatamos algo solemos dejarnos en el tintero mucha información relevante. A nuestros conocidos seguramente les agradaría que les describiésemos un cuadro que no conocen, por ejemplo, pero la mayoría de nosotros no sabemos hacerlo bien. Intentamos que se emocionen, pero no percibimos que, en realidad, les confundimos. El resultado es que a nuestros interlocutores les gusta más charlar de experiencias compartidas", señala Gilbert.

(1055 ) UNA UNIVERSIDAD REVELA EL SECRETO PARA UNA VIDA SEXUAL FELIZ

www.muyinteresante.es
 Raquel de la Morena

¿Quieres tener una vida sexual plena con tu pareja?
Según este estudio, creer en las almas gemelas puede resultar perjudicial.

El secreto para tener una vida sexual feliz en nuestras relaciones a largo plazo reside en creer que la satisfacción sexual en pareja es algo que precisa de trabajo y esfuerzo, según un estudio publicado recientemente por un grupo de psicólogos de la Universidad de Toronto (Canadá) en la revista Journal of  Personality and Social Psychology.

Sin embargo, no resulta raro encontrar a personas que creen lo contrario: que esa satisfacción sexual llegará sin más si hemos dado con la que consideramos nuestra verdadera media naranja.
Hollywood es uno de los factores que nos han influido a la hora de alimentar la creencia en ese concepto de "alma gemela".

Este estudio canadiense, en el que participaron unas 1.900 personas  –heterosexuales y homosexuales–, viene a decir que tienen más posibilidades de tener una vida sexual feliz y duradera las personas que creen en la necesidad de trabajar en el crecimiento sexual, de conocer a la pareja y de conocerse a sí mismo, de experimentar, que aquéllas que se limitan a confiar en el destino y en que  -por el mero hecho de creer que se ha encontrado a la media naranja-  todo funcionará bien en el dormitorio desde el principio. 

"Las personas que creen en el crecimiento sexual no sólo creen que pueden trabajar en sus problemas sexuales, sino que no permiten que éstos afecten a la satisfacción que sienten por su relación de pareja", explica Jessica Maxwell, estudiante de doctorado en el Departamento de Psicología de la Facultad de Artes y Ciencias.

Según Maxwell, existe una fase de luna de miel que dura de dos a tres años y en la que la satisfacción sexual es alta tanto en aquéllos que creen en el crecimiento sexual como en aquéllos que, por confiar en que han encontrado a su alma gemela, piensan que todo debería funcionar bien.
Sin embargo, los beneficios de pertenecer al primer grupo se hacen mucho más evidentes tras esta fase inicial, cuando el deseo sexual puede comenzar a fluctuar.
"Sabemos que las desavenencias en el terreno sexual son algo inevitable con el paso del tiempo", dice Maxwell. "Tu vida sexual es como un jardín, y necesita ser regada y nutrida para mantenerla", añade la directora del estudio.

Curiosamente, aunque las mujeres son más proclives a consumir historias románticas y de almas gemelas en el mundo de la literatura, el cine o la música, el estudio explica que son a la vez más propensas a creer que las relaciones sexuales de pareja, en una relación a largo plazo, son algo que requiere de esfuerzo.


(1054) SIETE CONSEJOS PARA APRENDER UN NUEVO IDIOMA

www.elcastellano.org
Ruy Alonso Rebolledo

Aprender un idioma diferente al materno siempre otorga ventajas en el entorno laboral. Aunque no es la única ventaja puesto que el estudiar un idioma te permite abrir la mente hacia un panorama más amplio, ya que al formarse en un idioma se deben conocer detalles de otras culturas y tradiciones completamente distintas a las propias.


El aprender otro idioma además conlleva ventajas directas para el funcionamiento del cerebro. Entre las ventajas se encuentran:
·        mejor flexibilidad cognitiva
·        agilidad mental durante más tiempo
·        las palabras se ven de forma diferente de como lo hacen los monolingües
·        los niños resuelven mejor los problemas
·        el cerebro cambia de tarea con más facilidad
·        la capacidad de pensar en otra lengua ayuda a tomar decisiones más razonadas.

Alrededor del mundo se habla infinidad de idiomas.
Si dividiéramos el mundo por regiones, encontraríamos que Asia es el continente que más idiomas tiene, con 2.301, seguido por África con 2.138, América con 1.064 y Europa con tan sólo 286.
Según Statista, una página web que recopila estadísticas, el país con más idiomas o dialectos es Papúa Nueva Guinea, que cuenta con 839.
Después de Papúa Nueva Guinea le sigue Indonesia con 707; luego Nigeria con 526, India con 454, Estados Unidos con 422 y China con 300.En México existen 289 idiomas o dilectos vivos.

Actualmente los diez idiomas que más se utilizan en el mundo son el italiano, el portugués, el japonés, el alemán, el ruso, el árabe, el francés, el chino mandarín, el español y el inglés.

Pero, ¿cuál es la mejor forma para aprender otros idiomas? TED, una organización sin fines de lucro dedicada a la difusión de ideas¸ realizó una lista de 7 consejos para aprender otro idioma según algunos de los traductores que trabajan para TED.

1. Ser realista
Una traductora alemana llamada Judith Matz, recomienda fijar una meta simple y alcanzable al inicio, de manera que se evite la sobrecarga y el sentirse abrumado.
"Tome 50 palabras de un idioma y empiece a usarlas; luego comience lentamente a perfeccionar la gramática".

2. Cambiar el estilo de vida
Elisabeth Buffard, una maestra de inglés con 27 años de experiencia recomienda cambiar el estilo de vida a través del aprendizaje de un idioma. Buffard afirma que lo que separa a los estudiantes más exitosos del resto es la consistencia, la regularidad.

3. Hacer el idioma parte de la vida cotidiana
Cuanto más se conviva con un idioma extranjero en la vida cotidiana, más el cerebro lo considerará algo digno de recordar. La traductora rusa Olga Dmitrochenkova , recomienda usar cada oportunidad de tener exposición al idioma, por ejemplo se puede etiquetar objetos de la casa en el idioma, leer libros para niños escritos en el idioma, o ver la televisión o cine en ese idioma.

4.  Dejar que la tecnología te ayude
Otra de las ideas que aporta Olga Dmitrochenkova es dejarse ayudar por la tecnología; por ejemplo, cambiar el idioma en el teléfono inteligente, para aprender palabras de inmediato.
Otra idea puede ser buscar en línea algunas páginas de aprendizaje más estructuradas. El traductor holandés Els De Keyser recomienda Duolinguo por su enfoque de la gramática.

5.  Aprender un idioma puede ser un distractor
Para Sebastián Betti, un traductor español, aprender un idioma siempre lo ha relacionado con la cantidad de cosas que puede aprender del nuevo idioma. Betti transforma cualquier situación en una oportunidad para aprender algo de otro idioma.

6.  Hacer nuevos amigos
Interactuar con el idioma que se está estudiando es clave, ya que te puede ayudar a expresar tus ideas de manera intuitiva, en lugar de tener que traducir lo que quieres decir desde el idioma madre. Busca otras personas que hablen como idioma principal el idioma que quieres aprender, o busca a personas en línea que estén dispuestos a ayudar con conversaciones.

7.  No te preocupes por los errores
Una de las barreras más comunes que detiene a las personas que buscan aprender un idioma es el miedo a cometer errores. Pero contrario a lo que parece, los que escuchen que estás haciendo un esfuerzo por comunicarte, apreciarán el gesto y te ayudarán a mejorar.


(1053) ¿LAS PERSONAS CON SENTIDO DEL HUMOR TIENEN MÁS ÉXITOS LABORALES?

www.muyinteresante.es
Victoria González

Además del esfuerzo y de la calidad de nuestro trabajo, la forma de comportarnos nos puede ayudar  –o perjudicar-  a la hora de crecer profesionalmente.

El entorno laboral es, seguramente, uno de los ambientes en los que más cuidamos nuestra manera de comportarnos, sobre todo cuando somos jóvenes o acabamos de incorporarnos a un nuevo trabajo.


¿Influye nuestra manera de ser o de actuar en nuestra carrera profesional?
Según los expertos, mucho, y puede ser tan importante como el hecho de dejarnos la piel para desempeñar bien nuestro trabajo.

Un estudio publicado en la revista Journal of Personality and Social Psychology analiza las relaciones entre el estatus laboral y el sentido del humor, y concluye que, si éste se utiliza correctamente, puede ser beneficioso, ya que produce una buena impresión en quienes nos rodean, sean compañeros o jefes.
Una persona divertida trasmite confianza, y de hecho se le puede llegar a percibir como más segura y competente de lo que es en realidad.

El sentido del humor suele verse como algo superfluo, y pocas veces nos damos cuenta de que es un atributo que influye mucho en las relaciones y jerarquías que se establecen tanto en el ámbito laboral como en el personal.
"Hacemos muchas cosas para mejorar nuestro estatus. Trabajamos duro. Tratamos de demostrar que somos realmente inteligentes. Y lo que nosotros hemos descubierto es que el humor es una de esas herramientas que nos pueden ayudar a conseguir nuestro objetivo", explica Maurice Schweitzer, uno de los autores y profesor en la Universidad de Pensilvania.

"Si eres lo suficientemente valiente como para hacer una broma, independientemente de si ésta tiene éxito o no, la gente te percibirá como alguien seguro y competente, además de poseedor de una gran inteligencia emocional", afirma Alison W. Brooks, coautora del trabajo e investigadora de la Universidad de Harvard.

El humor influye en las relaciones que establecemos
tanto dentro como fuera del entorno laboral

Los autores decidieron realizar el estudio al darse cuenta de que muchos estudiantes recién graduados, al incorporarse a su primer trabajo, ocultan deliberadamente su personalidad por miedo a caer mal y a perder la oportunidad de progresar en su carrera.
"A menudo se encuentran en una especie de 'cárcel de silencio' y no se expresan tal y como son, pues saben los riesgos que eso conlleva", explica Brooks.

No te pases con los chistes
Por supuesto, esto no significa que haya que dedicarse a gastar bromas sin ningún tipo de filtro. Los chistes y el humor se mueven en una delgada línea entre lo socialmente correcto y lo inapropiado. Una broma de mal gusto o que toque un tema delicado puede tener el efecto opuesto al esperado y ocasionarnos algún disgusto, quien sabe si llevarnos al despido incluso.

Ante todo, es mejor dejar que el sentido común prevalezca:
·        no hay que pasarse, a riesgo de acabar siendo 'el pesado de las bromitas',
·        se debe saber a quién gastar una inocentada y a quién no, y qué temas tocar según el momento.

Este es uno de los pocos trabajos que ahonda en la influencia del humor, y demuestra que, efectivamente, éste influye mucho en cómo percibimos a otras personas, en ciertos comportamientos cognitivos y en las relaciones que establecemos tanto dentro como fuera de nuestro entorno laboral.


(1052 ) CINCO PROFESIONES QUE VAN A DESAPARECER

www.muyinteresante.es

El avance de la tecnología provocará que de aquí a 2050 una serie de profesiones hayan pasado a la historia.

Los trabajos manuales son los que se encuentran con mayor peso en la balanza si pensamos en oficios que puedan llegar a desaparecer en los próximos años.


De hecho, en los últimos 15 años se han producido cambios radicales desde el punto de vista profesional, que han obligado a las empresas a subirse al carro de la tecnología.

¿Qué oficios están en grave riesgo a raíz de la irrupción de Internet, de los smartphones y de otros dispositivos que nos hacen la vida más fácil?

El portal especializado en formación Cursos.com explora cinco de ellas:

Agente de viajes
Internet ha permitido que el sector de los viajes se reinvente, así como bajar los precios y llegar de manera más precisa y eficiente al consumidor.
Pero las agencias tradicionales han ido e irán cerrando y los agentes de viajes serán cosa del pasado en 2050.

Cajero de banco
Las entidades bancarias cada vez redirigen más a sus clientes a hacer sus trámites vía Internet.
De aquí a 2050 todo lo relacionado con la banca será automático en los bancos o se gestionará vía Internet.

Teleoperador
Con la mejora del reconocimiento de voz y con los avances en Inteligencia Artificial, el gremio de teleoperadores está abocado a desaparecer de aquí a 2050.

Cajero de supermercado
Los grandes supermercados están implantando sistemas automáticos de cobro. De aquí a 2050 los cajeros de supermercado no serán más que un recuerdo.

Maquinista de tren
Los trenes del futuro no tan lejano irán pilotados de manera automática. Algo que ya sucede en algunos metros y trenes de transbordo de ciertos aeropuertos.
Con el avance de los sensores, en 2050 no habrá rastro de los maquinistas de tren.

Algunos de estos trabajos lograrán sobrevivir apelando a la atención diferencial, pero otros pasarán a la historia como en su momento ocurrió con el operario de telégrafo, el lechero o el sereno.



Cuento 009 - "Monólogo del Maratonista - Teoría y práctica"


Alfredo Milano
Santiago, 2 de Marzo, 2013
video

Parece mentira que hace 11 meses y 14 días, empecé a mentalizarme para correr un maratón. Todo lo que he aprendido y  todo lo que he entrenado se materializa el día de hoy.
He cumplido metódica y rigurosamente con el plan que me he propuesto.
Ya confirmé que estoy registrado como participante de este prestigioso maratón.

!Qué orgullo para mí!  Maratón año 2011 de la ciudad de Nueva York.

Aquí estoy, con el pantalón largo de ejercicio puesto todavía. Así que me lo quito y hago algo de calistenia.
Cómo quisiera verle la cara a Lisa. Ella siempre cree que soy pura bulla. Nada que ver Lisa, esta vez no voy a oír tu vocecita chillona y fastidiosa burlándose de mí. Estoy aquí, y tu allá bien lejos.
No se adónde te vas a meter, cuando leas la prensa y veas mi foto en primera plana: “Wilfredo ganó el Maratón de Nueva York”.

Já... claro que me estoy burlando, jamás ganaré, pero por lo menos espero terminarlo aunque sea en 10 horas.

!Creo que sí puedo!

Lo primero que hice hace más de un año, fue consultar Google. Bajé los consejos de Joe Henderson, la "Biblia" de los maratonistas.
Imprimí un plan que tiene varias acciones a realizar día a día; y su consejo más sabio era que había que tomar en cuenta el descanso.
Entrenar y descansar.

!Pero el descanso es muy importante!

Muchos maratonistas veteranos, así lo recomiendan.
Así que para ser fiel al gran Henderson, lo primero que hice fue tomar un mes de descanso antes de empezar el entrenamiento.
Créanme fue algo muy duro, ya  que parecería que no quería empezar.

!Eso nunca! porque otra de las enseñazas es tener voluntad de hierro. Yo me aferré a mi objetivo, sin importarme el que dirán.

Cuando empecé mi entrenamiento, seguí mi plan diario.
Por ejemplo, mi primer día:
Tipo de entrenamiento: suave (por ser el primer día)
Distancia: 1.000 metros (en realidad hice unos 600)
Tiempo: 1 hora 38 minutos
Ritmo: poco a poco.
Esfuerzo: de lento a más lento
Calentamiento: calistenia brazos y piernas, tres agachaditas y tres levantaditas.
Relajación: intensa al final.

Parece nada, pero para empezar no está nada mal. Siempre hay que empezar por algo, y ese fue mi humilde comienzo.
Además, mientras tanto ya iba averiguando sobre los principales maratones del mundo, y me decidí a empezar por el de más prestigio.  !Yo soy así, me gustan las metas altas!
Nueva York es lo máximo.

Al mes del entrenamiento, pude llegar a los 1.500 metros en sólo 1 hora y 18 minutos.
!Qué alegría! Más distancia en menos tiempo, así que me tomé una semana de descanso para observar qué efecto hacía en mis marcas.

Qué bueno, después de la semana de descanso, corrí sin parar 1.545 metros, en 1 hora y 17 minutos, con 38 segundos. !Más distancia, menos tiempo!
Esto  me dió ánimos para continuar. Entretanto, seguía estudiando acerca de la vestimenta adecuada para un maratón y, especialmente, sobre los zapatos.

Esto de los zapatos es muy importante. Me dí cuenta de que con unos buenos zapatos, casi seguro podría cumplir todos mis objetivos.

Fue una larga investigación y me quedé con tres modelos después de que descarté los "Reebok Premier Road Cushion KFS".
Los New Balance son buenos, pero algo me dice: es mejor dejarlos como una tercera opción.
Entonces me quedaron los "Mizuno Wave Rider 12" y los "Brooks Glycerin 5", así supe que los Mizunos a veces molestan al chocar en los tobillos y opté de una vez por todas por los "Brooks Glyceryn 5".
Esa fue una sabia decisión.

Bueno, no quiero seguir dando tantos detalles de mi entrenamiento.

Qué emocionante fue todo: el registro on line, los pasajes para el viaje, la visa, la reservación del hotel, ver a los otros corredores.
Y  aquí estoy con mi número de corredor 25.438 en la espalda, dispuesto a devorarme esas 26 millas, 385 yardas, o  -dicho para los que ignoran este tipo de medidas-  esos 42 kilómetros y 195 metros.

El vocerío es impresionante, estoy ubicado casi al final del pelotón.

Creo que se dió la largada varios segundos atrás, quizás un minuto o más,  pero ahora es cuando arrancamos.
Qué feliz me siento, empiezo a cantar: 
"New York, New York...... New York, New York, parapapan...
New York, New York…"

Siempre hay los que salen más rápido,  los menos rápidos, los lentos, los más lentos.
Desde acá es imposible ver por donde andan los primeros.
Ya llevo como 500 metros, todavía somos un grupo casi compacto. Voy bien.
Miro el reloj y creo que estoy muy sincronizado.

Estoy empezando a muy buen ritmo… me pongo al lado de un flaco alto y oigo nuestros pasos contra el pavimento. Qué alegría. El flaco me mira de lado y acelera, al ratico se aleja, más y más y se pierde.

Media hora más tarde, ya está bastante despejada la vía.
Acabo de pasar a un anciano más viejo que Matusalén, lleva en la espalda el número 23.425. No sé por qué dejan participar a estos viejitos que lo que hacen es estorbar.

Una cuadra más lejos veo a una señora que tiene una botella. Ella debe ser de las voluntarias que regalan agua a los atletas para que se refresquen. Al rato voy  adonde está y le arranco la botella.
!Qué refrescante! Me bebo la mitad y el resto me lo echo en la cabeza. Tiro la botella al pavimento como lo hacen los atletas: descuidadamente.

Un señor calvo y gordo, con traje de paisano, me grita cosas; pero no oigo bien. Creo que me dijo unas palabrotas. Se acerca un poco más y me grita, preguntándome por qué le quité a su mamá el agua con el remedio.
Acelero un poco y después de un trecho el gordo se detiene.
--- Ja ja, gordo, gordo.

A media cuadra veo un letrero que indica el millaje recorrido, me acerco emocionado y leo: --3.5 millas   
Me digo a mí mismo: " Wilfredo,  Wilfredo, tú puedes"

Como a dos cuadras más oigo que la multitud que está en las aceras, empieza a ovacionar y aplaudir. !Que emoción! No sé cómo me reconocieron. !Qué bueno!

Oigo unos pasos que se van acercando.
Se acercan más, más y más. Los aplausos aumentan.
Veo otra vez el viejito 23.425 quien se coloca a mi lado, me mira, sonríe y me pasa.
!Qué verguenza, no sé por qué dejan correr a esos ancianos!

Luego me pasa una viejita y un tipo joven con dos prótesis como piernas.

Estoy quedándome más lejos cada vez, estoy cansado, creo que he recorrido 4 ó 5 millas. Mi pulso está acelerado, respiro profusamente. No aguanto más...

Me siento en la acera, miro el reloj,  miro al cielo y luego a los rascacielos a lo lejos. Tarareo New York, New York…

Aunque me dan ganas de continuar, la sensatez se impone y pienso que es hora de regresar al hotel. 
Bueno, qué puedo decir. No está mal para un principiante. Aunque ya me imagino a Lisa diciéndome, “yo te lo dije, yo te lo dije...”

Pero no me importa. Con esa voluntad que tengo, después de que descanse lo suficiente  -y recuerden que acabo de correr en el Maratón de Nueva York-   estoy casi seguro de que voy a participar en el Maratón de Boston.

!Boston, prepárate voy por ti!